Manifiesto de los representantes del alumnado de los conservatorios superiores de Andalucía y la Federación Nacional de Estudiantes de Música

El pasado 19 de febrero tuvo lugar una reunión entre los representantes de todas las asociaciones de alumnos de los conservatorios superiores de música de Andalucía y los miembros de la Junta Directiva de la Federación Nacional de Estudiantes de Música, para debatir sobre la reciente publicación del borrador de la resolución por la que se aprueba la convocatoria a las plazas de cátedra en dicha comunidad autónoma. Finalmente, y tras escuchar y atender todas las intervenciones, se tomó la decisión de resumirlas en el siguiente manifiesto:

  • Creación de un marco legal específico para las enseñanzas superiores artísticas.

Nos manifestamos en contra de la actual situación de desamparo que degradan las enseñanzas superiores artísticas de música, las únicas incluidas en el nivel 2 del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES) que se encuentran enmarcadas dentro de la LOE/LOMCE. Es necesario el inicio de un proyecto de ley que separe los distintos cuerpos docentes, que establezca unas evaluaciones del profesorado acordes al tipo de enseñanza que cursamos, que establezca una verdadera autonomía de los centros para no depender de las administraciones autonómicas, que regule la validez de nuestros títulos y les asigne el Suplemento Europeo al Título (SET), que nos enmarque dentro de los presupuestos asignados para las becas universitarias del ministerio de educación las cuales cubren cuantías como la beca de matrícula… y demás beneficios que poseen las demás enseñanzas universitarias enmarcadas en el mismo nivel del MECES. Cualquier otra reivindicación que no se refiriera a una creación de un marco legal específico para nuestras enseñanzas, desde el consenso entre toda la comunidad educativa, no haría más que eternizar esta deleznable situación.

  • Modificación en el sistema de selección del profesorado de los conservatorios superiores.

El criterio por baremación de méritos se alza sobre un sistema de selección en el cual no existe una separación entre docentes de enseñanzas profesionales y superiores; en ningún momento se establece una nivelación entre el cuerpo de profesores, sino que los engloba en un sólo colectivo. De esta manera, se abre las puertas a que se le pueda adjudicar una cátedra a un profesor de dudosa capacidad artística y pedagógica; similar a esto sería que un profesor de matemáticas de instituto secundaria pudiera dar clases en la universidad tan sólo por haber trabajado 8 años en un centro de secundaria y haber superado un acceso a la plaza a través de méritos. Las cátedras, que nacieron en secundaria como un estímulo para los profesores para mejorar, fortalecer su formación, ganar experiencia, y así aspirar a ese reconocimiento dentro de un mismo nivel; ha pasado a pervertirse en un medio que faculta a acceder a otro nivel educativo de forma injustamente regulada.

  • Modificación de la baremación de los méritos expuestos en el decreto que regula el acceso a las plazas de catedráticos de los conservatorios superiores.

Atendiendo a lo expuesto en el primer punto, se estaría dando una opción a profesores que no hubiesen sido seleccionados para ejercer la docencia en un conservatorio de enseñanza superior,  y por tanto no hayan sido evaluados para acceder a tal nivel educativo.

Actualmente, no existe requisito para los candidatos más que un mínimo de 8 años desempeñando la labor docente, sin especificar el tipo de enseñanzas (profesionales o superiores). El sistema de selección actual del profesorado se apoya en un criterio regulado por una baremación de méritos; obviando cualquier prueba práctica de índole pedagógica o interpretativa. Este baremo, no específico para el puesto al que se opta, devalúa la actividad artística del concursante frente a otras labores administrativas o ajenas a su disciplina; viéndose reflejado esto en los valores concedidos por desempeñar cargos directivos – 0,125 puntos por año –  o por tener un doctorado que no necesariamente esté relacionado con la interpretación musical – 1 punto -; frente a los 0,05 puntos por concierto como director/solista o por cada obra de gran formato compuesta por un compositor. Es significativo que exista ninguna diferencia entre haber tocado un concierto en un auditorio de prestigio internacional o en otro de rango municipal.

PDF firmado del Manifiesto

2 thoughts on “Manifiesto de los representantes del alumnado de los conservatorios superiores de Andalucía y la Federación Nacional de Estudiantes de Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.