Soluciones provisionales para toda una vida: el caso del conservatorio Teresa Berganza

¡Comparte!

La comunidad educativa del conservatorio Teresa Berganza se ha concentrado hoy frente a la Puerta del Sol, manifestando públicamente su disconformidad con la irresponsabilidad política que mantiene el centro en una situación de riesgo y desamparo.

Hace 25 años se trasladó la actividad de un conservatorio profesional a un antiguo colegio provisionalmente, para poder así trabajar en la construcción de un nuevo edificio apto para impartir estas enseñanzas. A día de hoy, ese antiguo colegio sigue siendo el centro provisional en el que el conservatorio Teresa Berganza, uno de los más prestigiosos de Madrid, ubicado en La Latina, forma a sus estudiantes. Habría sido así por muchos años si un informe emitido por la Jefatura del Cuerpo de Bomberos no le hubiera dado un toque de atención al Ayuntamiento: «el edificio no cumple con la normativa vigente de prevención de incendios y se encuentra en una situación de gran riesgo; en caso de incendio no podrá ser evacuado con ninguna garantía de éxito.»

Hace 8 años ya había sido denunciado este estado del centro por el servicio de prevención de la comunidad, pero pasó inadvertido. Las deficiencias del edificio se han vuelto a ratificar por los bomberos del ayuntamiento y por las denuncias que Comisiones Obreras ha transferido a la inspección de trabajo.

Hace una semana (el pasado 15 de febrero), el Ayuntamiento convocó una reunión informativa para poder comunicarle a la comunidad educativa del conservatorio el mensaje del informe recibido. Además, informaron de que estaban intentando negociar una solución con la Conserjería de Educación y Dirección del centro sin recibir respuesta; y que era la Comunidad de Madrid quien tenía la obligación de dar soluciones para evitar el cierre del centro.

Hace unas horas, la comunidad educativa del conservatorio Teresa Berganza se manifestó en Puerta del Sol para evitar el cierre inmediato del centro y así eludir otra traslación a un lugar que pudiera alterar el curso académico, así como para exigir soluciones. Como segunda opción emergente, se han adjudicado unos terrenos propios para la construcción de un nuevo conservatorio con un presupuesto de 250.000 euros.

Ahora el Ayuntamiento debe decidir si acepta este nuevo plan apoyándose en el aviso de los técnicos de la propia Comunidad (quienes certifican que alargar las clases unos meses más no supondría un peligro para los alumnos), o se aferra a la primera opción, el cierre definitivo del conservatorio.

 

Deja un comentario